torres del río

La encantadora Villa y municipio de Torres del Río, llamado también Torres de Sansol, cuenta al día de hoy con 136 habitantes y es un pequeño pueblo cautivador que reposa en la majestuosa Sierra de Codés. Estratégicamente ubicado en la merindad de Estella, dentro de la comarca de Estella Oriental, este tesoro se encuentra a aproximadamente 22 kilómetros al oeste de Logroño, La Rioja, y a unos 45 kilómetros al sur de Pamplona, la capital de Navarra. Torres del Río se destaca como una parada primordial en el famoso Camino de Santiago, ofreciendo a los peregrinos una experiencia única. Este pintoresco pueblo alberga una de las iglesias románicas más significativas de toda Navarra.

Explora las callejuelas de Torres del Río, donde su casco urbano de trazado irregular revela las peculiaridades de su emplazamiento en las laderas de una colina. Esta disposición única agrega un encanto adicional a la experiencia de descubrir este rincón especial del Camino de Santiago.

Ya sea que estés siguiendo la ruta del peregrinaje o simplemente explorando esta joya en la Sierra de Codés, Torres del Río te invita a sumergirte en su historia, arquitectura y paisajes impresionantes

HISTORIA

El escudo de armas de la villa de Torres del Río se describe heráldicamente de la siguiente manera: En un campo rojo (gules), presenta cinco torres doradas, almenadas de tres, dispuestas en forma de aspa.

En su antiguo sello, se observan dos palmas cruzadas en forma de aspa, pintadas en un fondo rojo, con la particularidad de que están coronadas por una luna creciente plateada y en la parte superior del escudo aparece una estrella de seis puntas doradas. Es interesante señalar que la inclusión de la estrella y el creciente se originó a partir de un antiguo sello de la villa de Torralba del Río, y el equívoco surgió debido a la similitud de nombres entre ambas localidades. Este sello, con sus elementos únicos, se conserva en la galería del Palacio de Navarra, añadiendo un matiz distintivo a la historia heráldica de Torres del Río.

Las huellas de su pasado en este lugar, se remontan a la época romana, donde restos de una explotación agrícola, cerámicas y piedra labrada atestiguan su presencia ancestral, tejiendo así un vínculo con las antiguas civilizaciones.

Durante la invasión musulmana en la península ibérica, Torres del Río se integró a los territorios ocupados, pero su destino cambió con la reconquista después de la toma de Monjardín. Bajo dominio cristiano, el pueblo albergó un monasterio que, en 1109, Jimeno Galíndez donó a Iratxe, marcando un capítulo significativo en su historia.

El año 1172 se destaca con la protección papal, cuando el papa Alejandro III acogió al Monasterio de Santa María la Real de Irache, confirmando las posesiones monásticas, incluida Torres, con todas sus pertenencias.

Viajamos a través de las páginas de los diarios de peregrinos como Aymeric Picaud en el siglo XII y Geofroi de Buletot en el siglo XIV, quienes mencionan a Torres y su río Linares, dotándolo de un aire misterioso debido a sus aguas venenosas.

 

El siglo XVIII trae consigo la anexión a Castilla, aunque Torres del Río, firme en su identidad, continuó regida por los fueros navarros y mantuvo su afiliación económica a Navarra. Este período de cambio se vio reflejado en la ocupación napoleónica, cuando las calles de Torres del Río fueron testigos de una feroz batalla en 1809 entre tropas francesas y valientes guerrilleros liderados por Francisco Xavier Mina.

El devenir histórico siguió su curso con eventos como la compra de Torres del Río y Sansol por parte de Iranzu en 1492, y la posterior entrega de propiedades al señorío del Rey en 1341.

La Ley de Desamortización de 1855 marcó una nueva fase en la historia de Torres del Río, con la venta de propiedades que moldearon su paisaje y economía. Pero, lamentablemente, incluso en tiempos más recientes, durante la represión de la «época azul» después de la guerra civil española, Torres del Río no fue ajeno al sufrimiento, como lo demuestra el sacrificio de Florentino Rubio en 1937 a manos de falangistas. Cada rincón de Torres del Río resuena con historias que han forjado su identidad a lo largo de los siglos, convirtiéndolo en un tesoro histórico que merece ser explorado y apreciado.

~ Bizi Codés

ACTIVIDADES TURÍSTICAS Y CULTURALES

Senderismo

Visitas a sus monumentos arquitectónicos

Camino de Santiago

Paseos para conocer sus escudos

PATRIMONIO CULTURAL Y ARQUITECTÓNICO

TorresRio-BIZICODES

¿QUIERES VER TODO LO QUE HAY EN LA SIERRA DE CODÉS?

ENTORNO NATURAL

El entorno natural que rodea la villa de Torres del Río es un verdadero tesoro que invita a explorar la belleza y la serenidad de la región. Situada en el somontano de Viana-Los Arcos, esta encantadora localidad disfruta de un paisaje pintoresco que combina colinas suavemente onduladas, campos fértiles y la presencia cercana de los ríos Mariñanas y Linares. La topografía única de la zona ofrece oportunidades para disfrutar de caminatas escénicas y actividades al aire libre. Los senderos serpentean a través de los campos y bosques circundantes, brindando a los visitantes la posibilidad de sumergirse en la tranquilidad de la naturaleza

TORRESDELRIOcamino-frances-torres-rio-belleza-natural-estella-1200x600

viajecaminodesantiago.com

GEOGRAFÍA

Torres del Río, está enclavado en el somontano de Viana-Los Arcos, forma parte de las antiguas Cinco Villas de Los Arcos. Su geografía se extiende en una forma alargada y estrecha de norte a sur, oscilando altitudes entre aproximadamente 600 metros y 400 metros. Limita al norte y este con Sansol, al sur con Lazagurría y Bargota, y al oeste con Armañanzas.

El término municipal de Torres del Río se caracteriza por su topografía única, con la villa cruzada por los ríos Mariñanas y Linares, afluentes del Odrón y el Ebro. El casco urbano, marcado por un trazado irregular, se adapta a las peculiaridades de su ubicación en las laderas de una colina.

Esta disposición confiere un encanto especial a la localidad, proporcionando a sus residentes y visitantes una experiencia única al explorar sus calles y disfrutar de la serenidad que ofrece el entorno natural circundante.

personajes emblemáticos

TORRES-DEL-RÍO-BIZICODES

¿QUIERES VER TODO LO QUE HAY EN LA SIERRA DE CODÉS?

alojamientos

Albergue de Peregrinos Casa Mariela
Con dormitorios de entre 6 y 14 plazas cada uno. Cuenta con 45 plazas de alojamiento para peregrinos, Bar-restaurante, lavadora, secadora y resguardo para bicicletas.
Albergue de Peregrinos y Hostal La Pata de Oca (Templario)
Entre dormitorios compartidos y habitaciones privadas, cuenta con un total de 32 plazas, Bar-Restaurante, lavadora, secadora, resguardo de bicicletas y también admiten mascotas.
Hostal San Andrés
Cuenta con 20 plazas en dormitorio compartido y 17 habitaciones privadas, Bar-restaurante y piscina durante el verano

ESTABLECIMIENTOS COMERCIALES

Bar restaurante La Pata de Oca

Comedor del Hotel Rural San Andrés

Sociedad recreativa

Este lugar con unas hermosas vistas se encuentra abierta al público aunque requiere la presencia de al menos un socio

Casa Mariela

Cuenta con una pequeña tienda

0
visitas
0
horas

ANTIGUAS TRADICIONES

En tiempos pasados, las familias se unían para recrear escenas conmovedoras que evocaban la esencia misma de la Navidad con belenes humanos.

Sin embargo, con el paso de los años, esta entrañable tradición ha ido desvaneciéndose, dejando solo el eco de sus recuerdos. Los Reyes Magos, portadores de regalos y mensajeros de ilusiones, solían emprender su viaje a lomos de caballos.

Se ha perdido desde la pandemia. Se juntaban los pueblos del valle y cada año se hacía una comida en cada pueblo, había música, fiesta. Organizado por el Servicio Social base de los arcos. Se espera que vuelva a retomarse.

añoradas está la potxada, donde los mayores solían preparar potxas, aunque lamentablemente, esta práctica se ha perdido con el tiempo. Sin embargo, los cabezudos aún danzan por las calles, recordando la rica herencia cultural del pueblo.

Scroll al inicio