EL BUSTO

En los anales de la historia, El Busto emerge como un enclave de profundo significado, cuyo nombre evoca las tierras de abundantes pastos que lo circundan. Integrado en el grupo de las cinco villas junto con Armañanzas, Torres del Río, Sansol y Los Arcos, esta localidad fue testigo de una trayectoria marcada por la influencia de Castilla desde el siglo XV hasta los albores del XVIII. A pesar de ello, eclesiásticamente permaneció ligada a la Diócesis de Calahorra hasta el año 1956, confirmando así su dualidad histórica. Como parte insustituible del Camino de Santiago, El Busto ocupó un lugar de relevancia inestimable en su época dorada. Su iglesia, conforme a los estándares arquitectónicos que caracterizan a las edificaciones que jalonan el Camino, presentaba una singularidad: escalinatas diseñadas tanto para la ascensión como para el descenso de los peregrinos provenientes de Los Arcos y aquellos que se encaminaban hacia Torres del Río. La torre de la iglesia, con su linterna encendida durante las noches, fungía como faro guía para los caminantes, iluminando su sendero en la oscuridad. En la actualidad, la comunidad de El Busto alberga la aspiración de figurar en las guías del Camino, emergiendo como una ruta alternativa que destaca su importancia histórica y su estrecha vinculación con esta emblemática senda de peregrinación. Asimismo, se hace mención a la existencia de la antigua ermita de San Ramón en su territorio, cuya desaparición no hace sino añadir otra capa de historia a la ya rica amalgama cultural de El Busto. Esta villa y municipio español, ubicado en la Comunidad Foral de Navarra, se erige como un testimonio viviente de la grandeza histórica de la región. En la merindad de Estella, a una distancia de cinco kilómetros y medio de Los Arcos, se yergue majestuoso El Busto, compartiendo las características inherentes a los pueblos que jalonan la senda hacia Santiago de Compostela. Su iglesia, dedicada a San Andrés y erigida en el siglo XVI, exhibe orgullosa escalinatas que testimonian el deambular constante de los peregrinos, con sendas tanto de ascenso como de descenso, marcando el ritmo de la peregrinación. La casa consistorial, erigida en el siglo XVIII y reconstruida en 1982, añade su propia nota de historia a la estampa de El Busto. Entre las estrechas callejuelas del pueblo, se alzan imponentes casas señoriales con sus blasones, testigos silenciosos del devenir del tiempo. En el escudo municipal, se vislumbra un fondo azur que acoge un manojo de espigas doradas, emblema de la riqueza agrícola y el trabajo incansable que caracteriza a esta noble localidad. Por timbre, un yelmo empenachado, símbolo de la bravura y la valentía que siempre han caracterizado a sus habitantes.
Trae de azur y un manojo de espigas de oro

HISTORIA

La historia de El Busto está estrechamente entrelazada con la de Los Arcos. El término «partido de Los Arcos» hace referencia a una región de aproximadamente 90 kilómetros cuadrados, que, separada de Navarra por la sentencia arbitral de Bayona, dictada por Luis XI de Francia el 23 de abril de 1463, pasó a formar un enclave castellano en Navarra desde 1463 hasta 1753. Durante casi tres siglos, esta demarcación, legalmente bajo la jurisdicción de Castilla, continuó regida por las costumbres y privilegios previos a su anexión.

PASEO POR EL BUSTO NAVARRA (video). YouTube.

Cada una de las cinco localidades que la componían: Los Arcos, El Busto, Sansol, Torres y Armañanzas, denominadas tanto villas como aldeas en la documentación de la época, mantenían su autonomía administrativa mediante sus respectivos concejos municipales y parroquiales. Sin embargo, en sus relaciones con Navarra o Castilla, actuaban de manera coordinada, siendo Los Arcos la cabeza de todas ellas y el centro administrativo de la región, albergando la escribanía o notaría.


Un dato interesante es que a los habitantes de este lugar, les suelen llamar Cigüeños

~ Bizi Codés

PATRIMONIO CULTURAL Y ARQUITECTÓNICO

El Busto 2 Bizi Codés

¿QUIERES VER TODO LO QUE HAY EN LA SIERRA DE CODÉS?

ENTORNO NATURAL

El clima mediterráneo-continental, con sus características y valores meteorológicos medios, brinda información relevante sobre las condiciones ambientales locales. Asimismo, la mención de la vegetación original, como los encinares, nos permite imaginar cómo pudo haber sido el paisaje en épocas pasadas y entender mejor la relación entre el entorno natural y la vida humana en la región. En conjunto, estos detalles geográficos y geológicos proporcionan un contexto significativo para comprender la historia, la cultura y la vida cotidiana en El Busto. Ayudan a formar una imagen más completa de este pueblo, destacando la interacción entre su entorno natural y su desarrollo humano a lo largo del tiempo.
el-busto

Oscar Eraso Martínez Genevilla

GEOGRAFÍA

La particularidad geomorfológica de El Busto, dividido en dos porciones, añade una interesante diversidad paisajística al entorno. Al norte, se extiende una llanura, mientras que al sur se eleva una zona más accidentada y montañosa. Esta variación topográfica ofrece una riqueza visual y ambiental única. Además, la presencia de diferentes formaciones geológicas, como arcillas, calizas y yesos, contribuye a enriquecer la composición del terreno.

ACTIVIDADES TURÍSTICAS Y CULTURALES

Visita a la Iglesia de San Andrés
Senderismo
Camino de Santiago
visitas
0
horas
0
Scroll al inicio