AGUILAR DE CODÉS

AGUILAR DE CODÉS

Aguilar de Codés es un pintoresco municipio en Navarra, España, destacado por su rica historia y patrimonio cultural. Situado cerca de la Sierra de Codés, ofrece hermosas vistas y una atmósfera tranquila. Sus principales atractivos incluyen la Iglesia de San Román, una joya del arte románico. La localidad combina tradiciones agrícolas con un creciente interés turístico, atrayendo a visitantes por su naturaleza y legado histórico.
 

HISTORIA

Época Romana: Los vestigios arqueológicos hallados en la zona dan fe de su antigua ocupación, remontándose al menos a la época romana. Entre las reliquias más destacadas se encuentran los restos de una calzada romana y estelas funerarias, resguardadas con esmero en el Museo de Navarra, donde toscas representaciones humanas con las manos entrelazadas revelan un asombroso motivo decorativo.

Edad Media: Un antiguo ramal del Camino Santiago pasaba por la Sierra de Codés: El Camino de Santiago nace en la Edad Media con el hallazgo de la tumba del apóstol Santiago El Mayor, lo cual desata una ola de peregrinaciones católicas que tienen como propósito o meta llegar a la Catedral de Santiago de Compostela en donde se ubica su cripta. Dentro de los caminos que había para llegar a Santiago de Compostela, un ramal del camino francés “el oficial” pasaba por la Sierra de Codés y desde esa época ya existe documentación del paso de peregrinos por el término de Aguilar de Codés.

La ruta unía poblaciones de los valles de Valdega, La Berrueza y Aguilar. Partía de Villamayor de Monjardín, siguiendo por Olejua, Etayo, Learza, Sorlada, Cábrega, Ubago, Mirafuentes, Otiñano, Santuario de Codés, Torralba del Río, Azuelo, Aguilar de Codés, Lapoblación, Meano, Yécora, Oyón y Logroño, donde volvía a conectar con el camino principal. 

 

NAVARRATV. 28/09/2023. TIRAMILLAS ESPRONCEDA (video). YouTube.

La devoción a Santiago comienza en el primer tercio del siglo IX; pronto se vió acompañada de peregrinaciones generalizadas ya a finales del siglo XI, en plena Edad Media. Uno de los motores más fuertes de la religiosidad era la veneración de reliquias en las iglesias y monasterios, creándose numerosos centros secundarios de peregrinación a los que acudían a mayor parte de los peregrinos a la ida o al regreso. Es en este contexto donde el camino se desviaba para llegar a nuestra Sierra..

En el año 1219 se desdobló de Marañón y Sancho VII el Fuerte, erigió imponentes murallas que dotaron de inexpugnabilidad a la elevada meseta que ahora alberga esta localidad.

En la Edad Media, la villa tomó mayor relevancia tras su fortificación, evidenciada aún en su trazado actual con vestigios del recinto rectangular amurallado que se despliega a lo largo de dos calles paralelas. Estratégicamente situada en un punto elevado, la villa proporciona una vista panorámica impresionante.

En 1269, Teobaldo II otorgó a la localidad el título de buena villa y franca, junto con el Fuero de Viana, marcando un hito defensivo al concentrar a los habitantes para fortalecer la frontera con Castilla. La exención de peajes y el privilegio de mercado los martes actuaron como atractivos para nuevos pobladores. Enrique I, en 1271, instó a los habitantes del Río a establecerse en la villa, y un siglo después, Carlos II emitió la misma orden para Azuelo, incorporándolos a su jurisdicción junto con el desolado de Collantes.

Enrique I otorgó la villa de forma vitalicia a Pedro Sánchez de Monteagudo, quien recibió el estatus de buena villa y asiento en Cortes. En el último día de octubre de 1419, juró lealtad a la reina Doña Blanca durante estas sesiones. Según la sentencia arbitral de Bayona en 1463, la villa estaba destinada a pasar a manos del monarca castellano Enrique IV.

Sin embargo, los habitantes resistieron y optaron por permanecer dentro del reino de Navarra. Como reconocimiento a su lealtad, Juan II los eximió del pago de la fonsadera en 1466, liberándolos de la mitad anterior tras abonar 120 libras a Carlos II en 1368. Además, se les condonó el censo que pagaban por el monte de Lanz.

A lo largo de la Edad Moderna y hasta la Contemporánea, Aguilar de Codés asumió el papel de cabeza del Valle de Aguilar, abarcando poblaciones como Azuelo, Torralba, Espronceda y Desojo. En 1757, las Cortes de Navarra establecieron una división administrativa para la plantación y conservación de árboles, demostrando su importancia regional. Durante el convulso siglo XIX, Aguilar de Codés se erigió como un escenario crucial de las Guerras Carlistas, sobre todo durante la primera, sirviendo como refugio principal de Zumalacárregui en diversos momentos durante el conflicto.

A principios del siglo XX, la localidad prosperaba con salinas, actividades ganaderas y una agricultura en auge. Contaba con un destacamento de la Guardia Civil y un hospital, destacando su vitalidad y diversidad económica.

¡Ven y déjate llevar por la fascinante historia de Aguilar de Codés!

~ Bizi Codés

ACTIVIDADES TURÍSTICAS Y CULTURALES

La ruta jacobea por término de Aguilar de Codés comienza en Fuentes Frías, paraje donde se ubica el límite con Azuelo, una hermosa fuente de abundante agua fresca da nombre a este espacio que sirve de descanso al caminante, para reponer fuerzas y seguir el camino. Una vez descansados seguimos por un camino cómodo relativamente llano, después de avanzar unos 500 metros nos encontramos con la ermita de San Bartolomé, una joya románica bien conservada, pudiendo visitar su interior ya que la puerta permanece siempre abierta para todo aquel que quiera admirar esta preciosa ermita. Desde este punto ya puede divisarse en el horizonte la silueta de Aguilar de Codés y la peña de La población. Seguimos por el camino y llegamos a la carretera que sube al pueblo donde nos encontramos una pequeña capilla dedicada a San José y a partir de ahí ya empezaremos a subir un camino a la derecha bastante empinado hasta llegar al pueblo, donde nos encontramos ya a 731 m de altitud, accedemos a la localidad dejando a la izquierda un Torreón de su antiguo recinto amurallado.

PATRIMONIO CULTURAL Y ARQUITECTÓNICO

aguilar romanico

¿QUIERES VER TODO LO QUE HAY EN LA SIERRA DE CODÉS?

ENTORNO NATURAL

Aguilar de Codés, es una localidad de apenas 70 habitantes situada a los pies de las faldas de Yoar y en el corazón de la sierra de Codés. El Monte Ioar forma parte de la Sierra de Codés, segundo pico más alto de Navarra, ofreciendo un entorno montañoso de una belleza incomparable. La vegetación natural y los cultivos reflejan bien las características mediterráneas del clima: domina el encinar, seguido del quejigal, con islotes de hayas en las cumbres de Codés y una fila de chopos y álamos en las orillas del río Linares. La solana del valle permite el cultivo de la vid y el olivo, además de alguna esparraguera, mientras que la umbría es principalmente cerealista. El regadío queda circunscrito a los pequeños huertos habilitados a lo largo del curso del río. Dado lo abrupto del terreno, el paisaje agrícola, normalmente parcelas de pequeño tamaño, ha retrocedido grandemente en las últimas décadas y solo se cultiva allí donde es posible la mecanización.

Aguilar de Codés 2 BiziCodés

GEOGRAFÍA

Aguilar de Codés se ubica en la comunidad autónoma de Navarra, al norte de España, integrado en la zona geográfica de la Sierra de Codés. Este municipio se caracteriza por su relieve montañoso y su variado ecosistema, que forma parte de un entorno natural de notable belleza.

La altitud de la localidad y sus alrededores oscila, ofreciendo un clima que varía desde temperaturas suaves en los valles hasta condiciones más frías en las altas cumbres. La configuración del terreno favorece actividades al aire libre, como senderismo y observación de la naturaleza, aprovechando sus ricos recursos naturales y biodiversidad.

Aguilar de Codés, por tanto, no solo es relevante por su patrimonio cultural, sino también por su significativa importancia geográfica y ambiental en Navarra.

personajes emblemáticos

Aguilar 2 BiziCodés

¿QUIERES VER TODO LO QUE HAY EN LA SIERRA DE CODÉS?

alojamientos

Casa Rural Vitoretxea
Casa Rural Guergueretxe
Con 3 habitaciones dobles, Es una pequeña casa que data de 1880 y rehabilitada en 2019, situada en un entorno de paz rodeado de historia y naturaleza, ideal para los que busquen desconectar de la rutina volviendo a nuestros orígenes.

DONDE COMER O TOMAR ALGO

Centro cívico Collantes
Dirección: Plaza Iglesia Teléfono: 666 75 73 76

ESTABLECIMIENTOS COMERCIALES

Fábrica de chorizos (Mirotz)

0
visitas
0
horas

ANTIGUAS TRADICIONES

Casi todas las grandes fiestas tenían su aurora, así pues, la festividad de los Reyes Magos (6 de enero) también tenía la suya y decía así:



Hoy tres reyes salen de Oriente,
hoy tres reyes salen de Oriente,
hoy tres reyes salen de Oriente
en busca de un niño nacido en Belén,
y una estrella muy resplandeciente
le sirve de guía hasta entrar en él.
El primero se llama Melchor,
el segundo se llama Gaspar
y al otro le llaman el Rey Baltasar.
Le ofrecen oro, incienso y mirra
al Rey de los Cielos que a adorarle van.

El día 17 de enero, por San Antón, que es el Patrón de los animales, se hacía en los pueblos la matanza del cerdo.
Durante todo el año se cebaban los cerdos cociéndoles buenas calderadas de berza y patatas. Se mataba el más grande y si las familias eran muy numerosas se mataban dos y hasta tres animales.
En La Matanza participaba toda la familia. Se llamaba a un matarife, entonces había varios en el pueblo, y a los familiares se les llevaba el “presente” que se decía, que no era otra cosa que una morcilla, un hueso de esquinazo, un trozo de hígado, etc.
Al finalizar la matanza se hacía una sartenada que consistía en hígado con tomate, sangre y una buena cazuela de patatas que servía de cena para toda la familia.
Del cerdo se sacaba comida para todo el año: chorizos, costillas, lomo, que se guardaba en tinajas con aceite y manteca.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Los gozos, al igual que las auroras, son cantos religiosos muy populares que se dedican a la Virgen y a los santos, en los que se alaba su vida y obra. Son muchas las localidades que conservan estos cánticos, de música sencilla y letra muy elaborada y extensa. En Aguilar se conservan los gozos dedicados a nuestros patrones: San Cristóbal y Santa Bárbara.
GOZOS A SAN CRISTÓBAL

Fiel soldado del Señor
de laureles Coronado
Cristóbal mártir sagrado
dadnos ayuda y favor.

Entre la gentilidad
triste cuna vos tuvisteis
pero pronto en Licia visteis
la antorcha de la verdad.
Un destino superior
estaba reservado.

Cristóbal mártir sagrado
dadnos ayuda y labor.

siendo Decio emperador
hizo os encarcelar
y fuertemente azotar
para sacar su furor,
mas ayuda del Señor
a vos jamás ha faltado.

Cristóbal mártir sagrado
dadnos ayuda y favor.

Viendo a vuestra firmeza
doblegar pretende en vano
manda por fin el tirano
que se os corte la cabeza.
Dais la vida sin temor
y gozáis el bien deseado.

Cristóbal mártir sagrado
dadnos ayuda y favor.

De contagios preserváis
de ladrones defendéis,
en angustias socorréis
y de todo mal libráis.
Este pueblo vuestro amor
bien tiene experimentado.

GOZOS A SANTA BÁRBARA

Radiante estrella del cielo
luz de nuestro corazón,
Santa Bárbara bendita
préstanos tu protección.

Naciste en tierras paganas
donde no lucía el sol,
mas tu gran inteligencia
al Creador descubrió,
y el bautismo recibiste
con extrema devoción.

Santa Bárbara bendita
préstanos tu protección.

Estaba el cielo sereno,
mas al punto oscureció
y al que segó su garganta
un rayo carbonizó.
Muchas veces el castigo
paraste con oración.

Santa Bárbara bendita
préstanos tu protección.

En casa de un protestante
San Estanislao enfermó
desprovisto de consuelo
a ti se te encomendó.
Allí acudiste gloriosa
llevando la comunión.

Santa Bárbara bendita
préstanos tu protección.

El artillero a ti acude
cuando dispara el cañón
y el marinero apurado
al empuñar el timón,
en pedriscos y epidemias
y en toda desolación.

Santa Bárbara bendita
préstanos tu protección.

Pues que siempre socorriste
en apuros y aflicción…

Santa Bárbara bendita
préstanos tu protección.

Aguilar de Codés era un pueblo muy religioso, y en junio del año 1942 se inauguró la Adoración Nocturna. Francisco “Callejas” era el Presidente. Esto consistía en velar una vez al mes durante la noche al Santísimo Sacramento. Se hacía por turnos y descansaban en un cuarto del coro que se llamaba “el de los santos viejos”.

Se hacía todos los meses el tercer sábado.

En el año 1967, a los 25 años de su inauguración se celebró una fiesta en Aguilar a la que vinieron adoradores de todas las partes. Se adornaron todas las calles con bojes y las casas se engalanaron.

Aurora de la Adoración Nocturna:

Cantan las aves dulces trinos

cantan la aurora al amanecer

cantan los hijos de tus amores al

ver un día de tanta fe.

Viene a nosotros el rey del cielo,

viene mostrando su corazón

viene a templarnos en dulce

fuego viene a abrazarnos en

dulce Amor.

Y todo el pueblo junta sus voces

y todo el pueblo sale a cantar al

Rey Divino que arde en amores

entre los velos de nuestro altar.

Corazón de mi amable Salvador haz que arda y

siempre crezca más en mí,

tu amor.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Durante muchos años (hasta la década de los treinta del pasado siglo) se mantuvo en Aguilar de Codés una entrañable tradición que queremos recordar. Era el trabajo que realizaban por aquel entonces las famosas y hilanderas.

En esos años fue muy practicado por las mujeres del pueblo el trabajo de reducir a hilo el lino, cáñamo, lana y algodón. Desde tiempo inmemorial acostumbraban a reunirse a la hora del ocaso tres o más horas en el corral de la casa de una de ellas para hilar, y al mismo tiempo contarse historias, leyendas y cuentos, tanto del propio Aguilar como de otros pueblos de los alrededores. Estas reuniones tenían solamente lugar en otoño e invierno, y se celebraban todos los días de la semana excepto los domingos.

Recibían el nombre de “candiladas” por reunirse a la luz de un candil y estaban protagonizadas por las mujeres de clases sencillas y humildes. Las candiladas se regían por una especie de estatutos que se respetaban de generación en generación.

Estas normas que se cumplían a rajatabla eran: las reuniones no podían comenzar antes de las siete de la tarde ni prolongarse más de las doce de la noche; las personas reunidas no podían ser más de veinte y ser todas mujeres, permitiéndose solo la asistencia de hombres con edad superior a los sesenta años o inferior a doce.

Cada quince días había que repartir a escote, es decir, dar a cada una de las asistentes dos cuatrenas para comprar el aceite que alimentaba el candil durante la quincena. La dueña de la casa en la que se celebraba la candilada era quien debía poner el candil con su mecha, y un lecho de paja limpia para alivio de los pies de las hilanderas.

A la más anciana de todas se le dejaría el sitio más cercano al candil y era la que había de encargarse de atizarlo. Estaban prohibidas las conversaciones picantes, los gritos y el alboroto, solo se podía cantar al principio de la candilada y por poco rato.

Al empezar la primavera se cerraría la Candilada con una chocolatada que se preparaba con un escote extraordinario que no debería exceder de tres ochenas por personas.

En Aguilar de Codés, hasta hace unos años, en todas las casas tenían sus viñas. Antiguamente cada familia se hacía su vino para consumir durante el año y era una tradición que la víspera de la Inmaculada los mozos iban después de cenar por todas las casas a probar el vino de todas las cubas. Había que beber un vaso de cada cuba si no se decía que si alguna quedaba sin probar esta se perdía. A esto se le llamaba “aforar las cubas”. Nos imaginamos cómo irían los mozos después de dar la vuelta por todas las bodegas.

La Gripe Española mató entre 1918 y 1920 a más de 40 millones de personas en todo el mundo. Se desconoce la cifra exacta de la pandemia que es considerada la más devastadora de la historia. Un siglo después aún no se sabe cuál fue el origen de esta epidemia que no entendía de fronteras ni de clases sociales. En Aguilar de Codés un número importante de personas padecieron esta enfermedad. Parece ser que no afectó demasiado y se compuso y se cantó esta aurora para dar las gracias por haberse librado de ella.

La aurora decía así:

Hoy qué día tan alegre todos

debemos honrar a la Virgen de

Collantes que a todos nos libró del mal.

nos libró de la peste maligna que de luto vestía a la España.

acudimos a ti confiados, pronto oíste la voz de estas almas,

vamos que ya es hora,

salir a cantar que la Virgen de Collantes nos libró del mal,

nos libró del mal

Esta partitura representa una pieza tradicional cantada en honor a la Virgen de Codés. Es especialmente entonada durante las romerías, sirviendo como una forma de despedida espiritual. La versión aquí transcrita ha sido cuidadosamente recogida de las interpretaciones realizadas por los romeros de Aguilar de Codés, reflejando así la autenticidad y la riqueza cultural de esta práctica devocional. Localización de la Partitura: Aguilar de Codés

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Scroll al inicio