ESPRONCEDA

espronceda

Anidada en el corazón mismo de la Sierra de Codés, Espronceda es una villa y municipio en la Comunidad Foral de Navarra. Este rincón especial se encuentra en la Merindad de Estella, dentro de la comarca de Estella Occidental, enmarcado por el Valle de Aguilar, a escasos 75,4 km de la capital regional, Pamplona y 31,4 km de la capital riojana. Con una población actual de 107 personas empadronadas, Espronceda se distingue por su ambiente tranquilo, y por ser una comunidad amable y generosa con una auténtica conexión con sus tradiciones y la naturaleza que les rodea. Arropado por la imponente belleza de la Sierra de Codés, este lugar se convierte en un refugio sereno durante el otoño e invierno, mientras que en verano cobra vida, atrayendo a vecinas y vecinos a las piscinas locales para disfrutar de días soleados. La atmósfera de Espronceda invita a explorar la riqueza histórica y paisajística de la región en cualquier temporada. Ya sea sumergiéndose en la historia local o disfrutando de la naturaleza circundante, cada rincón de este municipio ofrece una experiencia única.

HISTORIA

Las armas heráldicas de Espronceda, datadas en 1324, son un valioso testimonio de la historia y lealtad de sus habitantes. Adoptadas cuando los vecinos se sometieron voluntariamente al vasallaje del rey Carlos I de Navarra, el escudo se presenta cortado. En la primera mitad, sobre un fondo gules, destacan las cadenas de Navarra en orla, cruz y sotuer de oro. La segunda mitad, de azur, está sembrada con flores de lís de oro.

Este emblema encarna el compromiso y la conexión de Espronceda con su monarca, reflejando la decisión libre de sus habitantes en 1323 al adquirir la franquicia a Gonzalo Martínez de Morentin. Carlos I, en el mismo año, otorgó el fuero de Viana como símbolo de reconocimiento a la lealtad de la comunidad.

 

NAVARRATV. 28/09/2023. TIRAMILLAS ESPRONCEDA (video). YouTube.

El término de Espronceda alberga el yacimiento arqueológico de la Pedrigosa, un enclave de la Edad del Hierro que revela la riqueza histórica de la región, con cerámicas celtibéricas y artefactos como un canto de río perforado.

A lo largo de los siglos, Espronceda ha sido un lugar con vínculos cambiantes, desde su condición de señorío nobiliario hasta su asignación a Castilla en 1463 y su retorno a la soberanía navarra en 1467. A pesar de estas vicisitudes, la villa ha disfrutado del derecho de asiento en las Cortes del reino.

La disolución del Valle de Aguilar en 1845 marcó un cambio en la estructura municipal de Espronceda. En 1847, la villa contaba con una escuela cuyo maestro también ejercía como sacristán y secretario del ayuntamiento, recibiendo una remuneración anual de 74 robos de trigo y 100 reales. Durante la guerra de 1833-1839, el único monte en el término fue roturado, y a comienzos del siglo XX, se contaba con un molino harinero, testigos de las transformaciones y la vida cotidiana a lo largo de la historia de Espronceda.

~ Bizi Codés

ACTIVIDADES TURÍSTICAS Y CULTURALES

Senderismo

Visita a lugares patrimonio

Ciclismo

Tiempos de cosecha y vendimia

PATRIMONIO CULTURAL Y ARQUITECTÓNICO

espronceda-area

¿QUIERES VER TODO LO QUE HAY EN LA SIERRA DE CODÉS?

ENTORNO NATURAL

Espronceda se encuentra estratégicamente ubicado en el pintoresco Valle de Aguilar, compartiendo esta hermosa región con localidades como Aguilar de Codés, Azuelo, Desojo y Torralba del Río. Este municipio se anida en la ladera sur de la imponente sierra de Codés, a una altitud de 549 metros, abrazando la riqueza de su entorno natural.

Rodeado por la majestuosidad de la sierra de Codés, Espronceda se asienta sobre un espolón de terreno que limita con el serpenteante río Linares y uno de sus afluentes. Esta ubicación geográfica única no solo proporciona vistas impresionantes de la sierra y el valle, sino que también añade una capa adicional de encanto a la experiencia del municipio.

 

El entorno natural que rodea a Espronceda brinda a sus habitantes y visitantes una experiencia única en la que la belleza paisajística se fusiona con la riqueza biológica. Este pintoresco pueblo, cuenta con una diversidad de elementos naturales que cautivan los sentidos y ofrecen oportunidades para la recreación al aire libre. El entorno se caracteriza por sus colinas ondulantes y campos que cambian de tonalidad con las estaciones. Durante la primavera, los campos se visten de verde intenso, mientras que en el verano, el dorado de los cereales maduros crea un espectáculo visual único y en el invierno se encuentra como telón de un majestuoso escenario, el Ioar nevado. La conexión con la naturaleza no solo se experimenta en los campos y bosques, sino también en la rica tradición agrícola que caracteriza a la zona. Los campos cultivados reflejan la dedicación de la comunidad local a la tierra, mientras que las festividades vinculadas a la agricultura celebran la cosecha y fortalecen los lazos comunitarios.

En resumen, el entorno natural de Espronceda no solo es un telón de fondo pintoresco, sino un tesoro que invita a descubrir la belleza y la diversidad de la naturaleza en cada rincón.

espronceda2

GEOGRAFÍA

Superficie: 8,8 km2 Densidad: 24,4 hab/km2

Altitud en el núcleo de viviendas: 549 m

Distancia a Pamplona: 75,4 km

Limita al N con Torralba del Río y Mirafuentes, el E con Desojo, al S con Armañanzas y al O con Espronceda y Torralba del Río. Su término municipal esta accidentado por serrezuelas de dirección O-E, colinas y pequeños valles, entre los que destaca el del río Linares, que entra por el O y a la altura de la villa toma la dirección SSE. Caben destacar tres unidades geomorfológicas: al N, la continuación de la llamada Sierra de Cábrega (Levate, 740 m), donde afloran las areniscas rojas y arcillas del Oligoceno; en el centro de la depresión de arcillas rosadas y las barras de yesos también del oligoceno, y al S arcillas y areniscas del Oligo-Mioceno, estas últimas dan los relieves más sobresalientes (La Sierra, 789 m, Cerro de San Cristóbal, 720 m).

Los principales valores climáticos medios anuales son: 11°C de temperatura, 600-1.000 mm de precipitaciones, caídas en 80-100 días, y 650-700 mm de evapotranspiración potencial; en conjunto es un clima de tipo mediterráneo continental. También lo es la vegetación: entre la cultivada hay olivos y de la natural no quedan más que los matorrales subseriales de una clímax de tipo encinar; hay 5 Ha, de pinares de repoblación y 1 de choperas.

personajes emblemáticos

espronceda-area

¿QUIERES VER TODO LO QUE HAY EN LA SIERRA DE CODÉS?

alojamientos

CASA LEUZA
Situada en la Plaza de los Fueros de Espronceda, Casa Leuza tiene capacidad para 20 + 2 pax. Se distribuye entre la planta baja y dos pisos, además de jardín con barbacoa y terraza semicubierta en el primer piso.
CASA IDILEKU
La casa es una construcción tradicional del siglo XVIII rehabilitada por completo en 2006, conservando la fachada y la estructura de piedra y madera integrando todas las comodidades modernas necesarias para una agradable estancia. Habilitada para 8 personas, es una casa de 3 plantas
CASA MARKINEZENEA
Con capacidad para 4+2 pax., se distribuye en una sola planta con jardín y vistas excepcionales

ESTABLECIMIENTOS COMERCIALES

BAR TXANKETE

En la plaza de los Fueros

Bar del Sindicato

En la plaza de los Fueros

0
visitas
0
horas

ANTIGUAS TRADICIONES

En el pasado, la festividad de San Antón en Espronceda los habitantes llevaban a sus animales a la iglesia para recibir la bendición. Actualmente, en algunos pueblos cercanos aún se celebra con hogueras y patatas asadas, preservando la esencia de la festividad

Espronceda alberga también la Cofradía de San Sebastián, aunque actualmente cuenta con pocos miembros, quienes eventualmente se congregan en este día especial para compartir una comida. Esta reunión no solo representa un momento de hermandad entre los cofrades, sino también un acto de preservación de la tradición y la conexión comunitaria que sigue viva en Espronceda.

En la festividad de San Blas, era tradicional llevar la comida a la iglesia para recibir la bendición, creyendo que estos alimentos preservarían la garganta de cualquier mal. En la actualidad, la celebración depende de la presencia de un cura para llevar a cabo el ritual.

Este año sería el 14 de febrero. Es el primer día de Cuaresma. La cruz de ceniza que marca la frente de los fieles representa la mortalidad y la penitencia por sus pecados. Antes, la aplicaba un sacerdote durante la misa matutina, a menudo junto con una pequeña bendición: «Recuerda que eres polvo y en polvo te convertirás». Muchos optaban por dejársela puesta todo el día. La ceniza se obtenía de las hojas de palma quemadas durante los oficios del Domingo de Ramos (primer día de Semana Santa) del año anterior, que conmemoran la llegada de Jesús a Jerusalén una semana antes de ser crucificado y resucitado. Se cree que los residentes de Jerusalén le dieron la bienvenida agitando hojas de palma.

Hay una antiquísima tradición, en la Iglesia Católica, por la cual las campanas enmudecen durante los días centrales de la Semana Santa, es decir desde el «Gloria» del Jueves Santo hasta el otro «Gloria» de la misa de Resurrección.

Por lo que sabemos hasta ahora, el uso de las matracas es exclusivo de España. 

Antiguamente las grandes torres de catedrales, parroquias, e incluso de pueblos, tenían unas grandes matracas, de madera, que variaban de una región a otra, y que sonaban en medio del silencio de las poblaciones, enlutadas por la muerte del Señor. Por encima de todo las matracas, carracas, carraclas, «brajoles», batzoles, «tenebres», y muchos más nombres, que sonaban, con un ruido rítmico, para llamar a los oficios.

En Espronceda solía ser un vecino quien salía por las calles a llamar a misa con este tipo de matracas.

El Sábado Santo la gente del pueblo se reunía en la iglesia donde se solía también dar lectura a la pasión.

 

Anteriormente, la tradición de llevar flores al cementerio solía acompañarse de una misa

Antiguamente y después de la cena se organizaban partidas de “Copo”, juego de cartas.

TRADICIONES ACTUALES

En el encantador día de Santa Águeda, los niños llenan de alegría las calles al visitar las casas con su melodiosa canción y el peculiar pedido de «un choricico, señora». En respuesta a su entusiasmo, las generosas familias les obsequian chorizo, huevos, caramelos y hasta un gesto de aprecio en forma de dinero, contribuyendo a la alegre recolección.

Con el tesoro recopilado, más tarde se les prepara a los pequeños una merienda especial, donde se fusionan la tradición y la camaradería. Es un día mágico que fortalece los lazos comunitarios y deja en los corazones de todos un cálido recuerdo. ¡Que viva la tradición de Santa Águeda y la dulce magia de compartir!

Scroll al inicio